MIL Y UN RAZONES IMPERDIBLES POR LAS QUE DEBES VISITAR LAMAS

A 20 minutos de la ciudad de Tarapoto se encuentra la capital folklórica de la Amazonía peruana, Lamas. Lugar a la que yo llamo “el paraíso”, es uno de mis lugares preferidos, éste logró robar una gran parte de mi corazón. Es un lugar que derrocha historia, colores, sabores y deja sentir el calor de su gente desde la entrada y en cada esquina de ella.

Pequeña ciudad pero con mucha historia por contarnos. Conocida como la “Ciudad de los 3 pisos naturales” (Bautizada así por Antonio Raimondi) por su forma geográfica teniendo en sus faldas a los barrios de Suchiche, Zaragoza y Wayku en el primer piso, la plaza de armas en el segundo piso y en el tercer piso Ancohallo, el barrio más alto.

Desde la carretera se puede sentir el aire fresco que emana desde las alturas de la folklórica ciudad. En la entrada te da la bienvenida una bella yanacita (mujer nativa), vestida con su hermosa falda, blusa blanca, y coloridos pañuelos. Llegando a la plaza puedes observar a Martín de la Riva y Herrrera dándose la mano con el cacique Ojanasta, en representación de la aculturización de dos culturas, las cuales conviven en armonía hasta hoy en día (el Centro Poblado Comunidad Nativa Kechwa – el Wayku es la parte baja y la ciudad, zona de los mestizos, parte alta). Es una de las plazas más hermosas que conozco. En ella encontrarás una enorme imagen del escudo. Por las esquinas verás tinajones grandes, éstas representan la artesanía del pueblo; las encuentras en distintos tamaños.

Vive una experiencia llena de costumbres y tradiciones en el barrio Wayku desde el primer momento que llegas, observarás que usan la vestimenta tradicional. Por las tardes puedes disfrutar de “La Pandilla”, que es la danza típica de la región y  que lograrás ver cómo pasa esta tradición de generación a generación, desde muy niños ensayando esta danza tan interesante  y representativa. Su plaza muy peculiar con los detalles,  en cada monumento presenta la vida cotidiana de los nativos. Sus calles llevan denominaciones de los apellidos de los descendientes de los Chankas, tales como Sangama, Cachique, Amasifuen.

Para conocer y entender un poco más las tradiciones e historia de esta encantadora ciudad no puedes perderte la visita al Museo Los Chankas de Lamas, donde viajarás por la historia mientras el guía va explicando, déjate llevar por sus sorprendentes mitos y leyendas que los encontrarás plasmados en pintorescos cuadros.

Al salir del museo mientras vas subiendo encontrarás un castillo, que si bien es cierto no representa ni forma parte de la cultura del pue

blo aporta mucho para el turismo, te enamoras de las vistas que te regala de la ciudad, de sus gigantescos cuadros y su hermosa piscina con una cabeza de caballo tallado en piedra. Sin lugar a duda, si eres de las personas que nunca vio un castillo o no estás acostumbrado a ver uno por tu ciudad, éste te encantará.

Siguiendo con la aventura, ve hasta Dominik Restobar (ubicado al frente del castillo) y toma un descanso, deleita los refrescos naturales, los tragos exóticos característicos por los nombres que llevan y los riquísimos chupetes Shambo, los encuentras de diferentes sabores de frutas regionales tales como coco, camu camu, hungurahui y aguaje.

Camina por sus calles, algunas anchas, otras angostas, varias empinadas o también accidentadas, pero ni una igual a otra, te sorprenderán y hasta te cansarás si no estás acostumbrado. Te recomiendo entrar a las bodegas y comprar los bocaditos tradicionales como los ñutos, rosquitas y pan con coco, ¡son buenazos!

Y para terminar tu recorrido con un bello atardecer, llega al Mirador, éste se encuentra en el barrio Ancohallo, desde ahí tendrás la mejor vista panorámica del barrio Wayku y un inmenso horizonte  conformado por los valles del Mayo, Bajo Huallaga, Huallaga Centra y sus afluentes. No dejes pasar el momento y captura para el recuerdo una foto con el hermoso paisaje.

Como te habrás dado cuenta hay muchas razones para no dejar fuera de tu lista a Lamas y llenarte de hermosos recuerdos.

Déjate envolver por la alegría de su gente, de su cielo azul, su clima y su folklore.

Sígueme, que pronto seguiré escribiendo de Lamas, porque siempre hay un buen motivo y excusa para regresar y visitar Lamas, pueblo de colores.


2 commentarios

Carlos · 3 septiembre, 2017 a las 10:23 pm

Y se vienen muchas cosas !!!! En La mas bonita. Lamas!

César Augusto Coral Rengifo · 6 septiembre, 2017 a las 5:33 pm

No te puedo contradecir definitivamente Lamas es el paraíso. Si me permites debes incluir
algo de Bocañan y la Comunidad Nativa Yurilamas, puedo contribuir con información de flora y paisaje.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *